TRES FECHAS Y UN TESTIMONIO

The_invocation_of_Enver_Simaku_Karavasta

– 1978 –

Unos agentes químicos hallados en productos agrícolas de fabricación china y presentes en el agua y en los alimentos, dejan un reguero de muertos y enfermos en la depauperada laguna de Karavasta,en el centro de Albania. Para las autoridades balcánicas, el último y más poderoso pretexto para romper relaciones diplomáticas con el gigante asiático. Para los habitantes de la región, celosos en el uso de los químicos, una calamidad de raíz sobrenatural y atribuible a un espectro  atávico, azote de las cosechas y portador de enfermedades: el Kukuth.

The_invocation_of_Enver_Simaku_1997

– 1997 –

Un equipo de reporteros de Europa Occidental se encuentra en Mesopotam, al sur del país, grabando imágenes sobre los templos ortodoxos de los Balcanes. La noche antes de dejar Albania es también la noche en que muereEnverSimaku, el último enfermo desplazado hasta allí por la intoxicación de Karavasta. Una muerte que desata un frenesí de violencia y terror en el pueblo y que termina con medio centenar de víctimas, entre las que se cuenta Ángela, integrante de aquel desafortunado equipo. Una noche eclipsada para todo el mundo por el Levantamiento de Valona, la insurrección albanesa del 97. Pero no para Julien, marido de Ángela y redactor de aquel equipo.

The_invocation_of_Enver_Simaku_2016

– 2016 –

¿Qué ocurrió esa noche? ¿Por qué? Julien, dieciocho años después, vuelve a Mesopotam con el propósito de hallar los motivos de aquel estallido de ira. Sus pesquisas lo llevan a un descubrimiento impactante: los disturbios en los que Ángela fue asesinada fueron promovidos por una fuerza desconocida y antinatural. Una fuerza que se manifestó ante los hermanos de Enver Simaku, quienes, enloquecidos, acabaron con la vida de todo el que se cruzó en su camino.  La fuerza que, aún consciente, Julien quiere volver a invocar. Y todo por una razón:comprender lo imposible. 

The_invocation_of_Enver_Simaku_Testimonio

– Un testimonio – 

En 1978, cuando los campesinos atribuyeron la intoxicación al Kukuth, el Ministerio de Seguridad albanés abrió decenas de expedientes por delitos de desinformación contrarrevolucionaria. De entre todos los expedientados, una familia destacó por su intensa actividad espiritual: la familia Simaku. Por ello, los Simaku fueron deportados y controlados durante una década, hasta el fin del Régimen, con el propósito de encontrar pruebas que demostrasen sus actividades religiosas y anticomunistas. Julien, inmerso en la búsqueda de informes relacionados con Enver Simaku, da con las iniciales VS. Y éstas, vinculadas a la Brigada Contraparanormal de la Sigurimi -una suerte de Expediente X a la albanesa-, lo llevan finalmente a encontrar aquello que buscaba: la constatación de lo paranormal.